fbpx Saltar al contenido
Masoneria.site

Victor Raul Haya de la Torre

Victor-Raul-Haya-de-la-Torre

Los Masones de Argentina da reconocimiento al Hermano Masón Víctor Raúl Haya de la Torre, un estadista peruano que pudo haberse beneficiado sustancialmente de sus increíbles condiciones individuales y académicas, y sin embargo favoreció una existencia de penitencia y compromiso con sus creencias.

Dos ideas suyas lo dicen todo sobre él:

“Los individuos que han aceptado que nuestro objetivo central era llegar al Palacio no están en lo cierto. Cualquiera puede llegar a la residencia real, con el argumento de que la calle que la incita muy bien puede ser comprada con oro o vencida con fusiles, pero nuestro objetivo principal es llegar a la voz interior de los individuos antes de llegar a la residencia real, y la pequeña y quieta voz de los individuos se alcanza tal como hemos llegado a ella, con la luz de un principio, con el profundo amor de una razón de equidad, con el soberbio caso de la penitencia”.

Haciendo caso omiso de los continuos abusos que experimentó el tirano y los gobiernos tiránicos, Haya de la Torre también comunicó: “No se puede vivir mirando el pasado, no se puede unir voluntades trabajando la venganza, no se puede armar otro Perú levantando desprecio, odio e intereses inferiores. Una nación como la nuestra, constantemente atomizada por batallas internas, debe ser educada para pasar por alto y además para excusar…”.

Sumate a nuestro newsletter!

Palabras cargadas de modelo y respeto a los individuos de su nación, que se van difundiendo con el paso del tiempo e impactan a nuestro Continente.

Haya de la Torre se inició como masón el 27 de julio de 1928 en la decente logia Acacia No. 7 de Yucatán, México. Asignó su principio como “Pan con Libertad”, que necesitaba para derivar a la Logia. “Cosmopolita No. 13 de Trujillo, su tierra local, sin embargo el Gobierno detuvo y abusó de la gran mayoría de sus individuos. Finalmente se unió a la Logia “Rectitud y Unión” Nº 3 en Lima, el 23 de octubre de 1933.

Su fallecimiento, en la más extrema necesidad, ocurrió el 2 de agosto de 1979, en Lima, a los 84 años de edad. Vivía en ese momento en una casa adquirida. Su mensaje fue comunicado en el Partido que estableció, la Alianza Popular Revolucionaria Americana (A.P.R.A.)

En el local de la Masonería Argentina trabaja la decente Logia Víctor Haya de la Torre No. 505 como un cálido y amistoso tributo a uno de los santos americanos que mejor comunicó los estándares de la mano de obra integral a través de sus demostraciones.