fbpx Saltar al contenido
Masoneria.site

Simón Bolivar

Simón-Bolivar

Militar y político, fue el autor de la Gran Colombia, sumado a la autonomía de los actuales Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela. Perdió a su padre a los tres años y a su madre a los 10 años, y aprendió en la Escuela Pública, dirigida por el Cabildo de Caracas. Su instructor fue Simón Rodríguez, sin embargo se rindió para dirigirse a Europa; la Real Audiencia de Caracas estableció que Bolívar debía proceder en la Academia de Matemáticas, coordinada por el ministro Andújar. La orientación se complementó con ejercicios de Historia y Cosmografía impartidos por el vestido Andrés Bello hasta su paso por el Batallón de Milicia de blancos de los Valles de Aragua el 14 de enero de 1797.

Bolívar fue enviado a España a los 15 años para proceder a sus investigaciones. En París, bajo la dirección de su anterior educador, se dedicó a examinar las obras de arte. En ese momento pasó por Italia en la organización de Rodríguez.

Cómodo desde su pubertad con los pensamientos de la Revolución Francesa, entró en la masonería a los 21 años en Cádiz, en enero de 1804. Cádiz fue un foco significativo de ejercicios masónicos. Como indica Menéndez y Pelayo en la Historia de los Heterodoxos Españoles, en 1748 había allí una cabaña con 800 individuos. Cádiz era el puerto con las mejores conexiones de España con sus áreas exteriores, los hoteles masónicos permitieron la libertad de la fuerza monárquica. En la primavera de 1804, Bolívar se presentó en París donde se unió a la Logia de San Alejandro de Escocia, en el Boulevard Poissoniere, donde repitió su voto de constancia al marco republicano “como el más útil al Gobierno de las Américas”. Antes de terminar 1806 Bolívar fue encomendado al cargo de Maestro Masón.

Después de pasar por Milán, Venecia, Verona, Bolonia y Florencia, Bolívar se presentó en Roma y en el Monte Sacro, junto con su señor Simón Rodríguez, se comprometió a liberar a su nación. Regresó a Venezuela en 1806, asumió el control de la empresa privada y se unió a la razón progresista. Dos áreas políticas habían sido enmarcadas por las discusiones políticas: los pragmáticos necesitaban proceder bajo la inmediata dependencia del gobernante español y los leales necesitaban bendecir una Junta de administración como las Juntas Provinciales en España, pero sin mantener más lazos con la ciudad. El 19 de abril de 1810, el Cabildo de Caracas formó una Junta Conservadora de los Derechos de Fernando VII, cuya última manifestación fue la conmemoración del Acta de Independencia y la constitución de la Primera República.

Sumate a nuestro newsletter!

Bolívar fue enviado a Inglaterra en una petición política crucial La ayuda británica a la Junta en beneficio del Rey Fernando VII de España, socio de Gran Bretaña, contra Napoleón. Logró la conspiración inglesa y la apertura del intercambio. Regresó a Caracas en diciembre de 1810 y se unió a la Sociedad Patriótica, una afiliación autonómica firmemente comprometida con las asambleas del 5 de julio de 1811 para confirmar la Declaración de Independencia.

Los objetivos masónicos de luchar por la oportunidad, la equidad, la libertad, la solidaridad y la adhesión fueron una pieza del razonamiento de Bolívar. En sus informes políticos “Pronunciamiento de Cartagena” de 1812, diseccionó las causas que provocaron la caída de la Primera República de Venezuela e instó a la Nueva Granada a no dar pasos en falso indistintamente de Venezuela; en la Carta de Jamaica (1815) introdujo sus pensamientos sobre el eventual destino de América Latina; y en el Discurso de Angostura del 15 de febrero de 1819 insinuó la solidaridad de los pueblos, a la Gran Colombia, a la Patria Grande, para obtener su oportunidad, poder y enormidad. En estos tres archivos, Bolívar comunicó sus raíces masónicas con las ideas de la libertad política, monetaria y profunda de los grupos populares, la desestimación ética de la separación por razones de origen y sombra, la eliminación de las fronteras estrictas y raciales, la batalla contra la prohibición y el mal uso del hombre por el hombre y la batalla contra los beneficios y la estrechez de miras.

El pensamiento masónico prosperó en Venezuela con la Logia “San Juan de la Margarita” en Pampatar, en la Isla de Margarita, y con el Triángulo Masónico en Barcelona para fortificar la idea de libertad y autonomía. En 1810 Miranda y Bolívar se habían reunido en la casa de Miranda en Londres, donde se celebró el Gran Encuentro Americano, realizado en 1798 por Miranda, en cuyo pecho se maceró la liberación americana al igual que en las Logias Lautarinas, creadas en algún momento entre 1800 y 1823, en París, Madrid, Cádiz, Buenos Aires y Santiago de Chile bajo las ideas de Unión, Fe y Victoria. Miranda se había iniciado como masón en Madrid (1773) cuando tenía 23 años de edad.

Bolívar entró en Caracas el 6 de agosto de 1813, donde fue seleccionado como Capitán General y refrendó el título de “El Libertador” que a partir de ese momento se añadió a su nombre. Se dedicó a ordenar el Estado e impulsar la guerra en lo que parecía ser su última etapa. Componía el sistema militar, mantenía el Consulado e hizo otro marco monetario, un componente para la organización de la equidad, alteraba el gobierno de la ciudad y ofrecía la nacionalidad a todos los forasteros que quisieran trabajar junto a la razón republicana. También se ocupó de los asuntos financieros con los motivadores del movimiento agrario, los oficios y la búsqueda de trabajo cualificado.

En 1818, la circunstancia de la fuerza armada realista se hizo indefendible en Venezuela, su jefe Morillo renunció a la Nueva Granada y Bolívar presentó el Congreso Supremo de la República en Angostura (1819). Bolívar, de Venezuela y Francisco de Paula Santander, de Nueva Granada, compusieron sus actividades para llegar a la solidaridad militar; el 21 de enero de 1819 dos embarcaciones británicas con un cuerpo de voluntarios conocido como la Legión Británica se presentaron en Angostura para ayudar a Bolívar. El 15 de febrero de 1819, el Libertador reunió al Congreso, transmitió su “Discurso de Angostura”, en el que expuso el rumbo a seguir e informó de la Ley Fundamental de la República de la Gran Colombia, refrendada en el Congreso de Cúcuta en 1821.

Este fue el nacimiento oficial de la República de Colombia, conocida como la Gran Colombia, que aseguró las regiones de Nueva Granada y Venezuela ordenadas en las divisiones de Cundinamarca (Bogotá), Venezuela (Caracas) y (Quito). Bolívar fue nombrado Presidente de la República y Francisco de Paula Santander lo sustituyó como Vicepresidente. Bolívar triunfó en las concluyentes escaramuzas de Boyacá (1819), Carabobo (1821) y Bombona (1822) que dieron oportunidad a Nueva Granada, Venezuela y Ecuador. Después de dos años, Sucre incluyó el triunfo en Ayacucho.

El 25 de septiembre de 1828 se libró de un asalto al Palacio de San Carlos de Bogotá, con la ayuda de Manuelita Sáenz; el 27 de abril de 1830, Bolívar abandonó la administración ante el Congreso; actualmente se enteró del entendimiento del Congreso de Valencia para expulsarlo de Venezuela y comprometer la guerra si el Libertador se quedaba en una zona colombiana. Efectivamente enfermo, se fue a Santa Marta y se quedó en el lugar de Mier y Benítez, antiguo compañero de Cádiz.

Pateó el balde el 17 de diciembre de 1830, llevando una camisa de su hermano masón José Laurencio Silva, ya que su camisa estaba desgarrada. Bolívar entregó en los terrenos vendidos de Aroa, propiedad de sus abuelos, unos papeles, una espada, que dejó a la viuda de Sucre, unas condecoraciones y dos libros que le había regalado el general Robert Wilson y que tenían un lugar con Napoleón: El Contrato Social de Rousseau y del Arte Militar en General del General Raimondo Montecuccoli para la Universidad de Caracas. Su agente era su hermano masón José María Vargas, Presidente entre 1835-1836.

Su amiga Manuela Sáenz, de la que se había despedido en Bogotá el 8 de mayo de 1830, falleció el 23 de noviembre de 1856, a los 59 años, en Paita, Perú, donde vendió tabaco y dulces e hizo interpretaciones del inglés para perdurar. Giuseppe Garibaldi, Simón Rodríguez y el autor y estudiante de historia peruano Ricardo Palma la visitaron allí.

En 1831, la Gran Colombia se desmoronó legítimamente. Se crearon las repúblicas de Nueva Granada, Venezuela y Ecuador, encabezadas por Francisco de Paula Santander, José Antonio Páez y Juan José Flores, por separado.

Simón Bolívar fue concebido el 24 de julio de 1783.