Saltar al contenido
Masoneria.site

Nicolás Rodriguez Peña

10 abril, 2020
Nicolás-Rodriguez-Peña

Fructífero especialista y funcionario gubernamental de la actividad gravitatoria durante la Revolución de Mayo, entre sus organizaciones se encontraba la planta de fabricación de limpiadores en asociación con Hipólito Vieytes donde los nacionalistas se reunían para tramar.

Hacia 1805 incorporó la “Logia Independencia” con Juan José Castelli y Manuel Belgrano, entre otros; la cabaña también se reunió en la Quinta de Rodríguez Peña encontrada donde hoy se encuentra la plaza de Buenos Aires que lleva su nombre.

Luchó contra las Invasiones Inglesas, fue un individuo de la reunión conspirativa “carlotista” y adelantó las actividades políticas anteriores al 25 de mayo de 1810. Se interesó por el Cabildo Abierto del 22 de mayo.

Fue secretario de Castelli en la Primera Junta, fue con él en el emprendimiento a Córdoba donde aprobó la ejecución del anterior emisario Santiago de Liniers. Actuó en la Batalla de Suipacha y en el Alto Perú fue en ese momento líder legislativo de La Paz.

Sumate a nuestro newsletter!

Suplantó entonces a Mariano Moreno como Secretario de la Primera Junta hasta que el revés de abril de 1811 dispuso su restricción en San Juan. De vuelta en Buenos Aires se unió a la Logia Lautaro dirigida por Carlos María de Alvear. En 1812, apoyado por la Logia Lautaro, fue elegido individuo del Segundo Triunvirato. Tras la desintegración, el Director Supremo Gervasio Antonio de Posadas le designó Presidente del Consejo de Estado y le concedió el cargo de Coronel del Ejército. Meses después del hecho, se convirtió en el primer Gobernador Delegado de la Provincia Oriental.

En el momento en que se excusó al Director Supremo Carlos María de Alvear, Rodríguez Peña fue destituido y se fue a vivir a San Juan. El Director Supremo Juan Martín de Pueyrredón mantuvo la medida mientras Rodríguez Peña se asoció en ese momento con José de San Martín en la asociación del Ejército de los Andes.

Luchó en Chacabuco y se instaló como paria en Santiago de Chile. Vivió allí sin interferencias hasta el día de su fallecimiento, el 3 de diciembre de 1853, a los 78 años. Sus restos descansan en el Cementerio de la Recoleta.

A pesar de su trabajo en las logias masónicas de Buenos Aires, Nicolás Rodríguez Peña fue también un individuo de la Logia Lautaro de Chile, un individuo del Cabildo dirigido por Blanco Encalada y estableció la Logia Unión Fraternal de Valparaíso donde Domingo Faustino Sarmiento se inició como masón.