Saltar al contenido
Masoneria.site

Miguel Cané

Miguel-Cané

Padre de su hijo de nombre similar, un individuo de la Generación del 80, fue concebido en la estancia familiar de San Pedro; aprendió en el Colegio de Ciencias Morales con Juan B. Alberdi, con el que estaba conectado por un parentesco cercano y retrasado. En su casa de la calle Balcarce estableció la “Relación de Estudios Históricos y Sociales” (1832), que se le enfrentó con Rosas. Era además un individuo del Salón Literario de Marcos Sastre.

Se doctoró como jurisconsulto el 10 de mayo de 1835 y ese día equivalente se aventuró en Montevideo, donde se forjó su paria como columnista y autor. Estableció El Iniciador con Andrés Lamas, trabajó conjuntamente en otros medios de comunicación y en La Legión Argentina, compuesta por diferentes parias.

De vuelta en Buenos Aires en agosto de 1852, se interesó por la agitación de septiembre y regresó a Uruguay. Como periodista de los medios de comunicación de Buenos Aires, mantuvo una polémica extrema con Domingo F. Sarmiento. Después de siete años se instaló para siempre en Buenos Aires donde estableció el diario El Comercio del Plata con Nicolás Avellaneda. El fallecimiento de su hijo Jacinto Miguel decidió su retiro a Mercedes. Allí, el 5 de julio de 1863, a los 51 años, pateó el balde.

Manuel Mujica Láinez describió a Miguel Cané (padre) como “un bromista cuya discusión contenía constantemente una realidad desconocida, algo sorprendente, que encontraba puntos de vista ante el interrogador”. En cuanto a la edad de la que era un pedazo, llamó la atención sobre que “los jóvenes ansiosos que se interesan por el desarrollo recargado y que, con una rabia que es producto de la criticidad de naufragar para fabricar, preparan la patria, recuerdan por un segundo los lazos de consumo que los unen a la joven España”. Además, cierra: “ante el creador de la Juvenilia, tuvimos en su padre un delicioso antecedente de su mente alegre”.

Sumate a nuestro newsletter!

Miguel Cané (padre) fue el creador de los libros Esther, En el tren y La Familia de Sconner. Su hijo Miguel lo consideraba uno de los autores de la novela nacional. Se inició como masón en la Logia de la Lealtad nº 6 el 9 de septiembre de 1858. nación.