fbpx Saltar al contenido
Masoneria.site

Arturo Jauretche

arturo_jauretche

Funcionario del gobierno, escritor y autor, comenzó su profesión política en el Partido Conservador, de donde pasó al Yrigoyenismo. En 1930 desestimó el derrocamiento y en los años siguientes se dinamizó contra las legislaturas de José Félix Uriburu y Agustín P. Justo. Se interesó por la sublevación extrema y estuvo disponible en las batallas de San Joaquín y Paso de los Libres, Corrientes, en 1933. Además se enfrentó a la iniciativa de reunión de Marcelo T. de Alvear a partir de la realización de las reuniones “Continuidad Jurídica” y “Legalista”.

Con Raúl Scalabrini Ortiz, Gabriel del Mazo y Luis Dellepiane, impulsó el desarrollo de la FRAGUA. Jauretche impactó en el patriotismo hasta que se aferró al justicialismo. Fue dirigente del Banco de la Provincia de Buenos Aires en el período 1946/51.

Fue el creador, entre otras obras, de “Escribir con hacha y tiza”, “Los profetas del odio”, “El paso de la libertad”, “La fragua y la década infame”, “El medio pelo en la sociedad argentina” y el “Manual de zonceras argentinas”.

Una amalgama de su idea se encuentra en sus siguientes articulaciones: “Son las condiciones del barrio las que deben decidir la idea política y financiera. Esto es todo menos otra cosa. No hace falta ser marxista para entenderlo. Además, Marx no comprendía los estados financieros de las naciones inmaduras; Lenin los comprendía haciendo un aumento del marxismo. Un as del siglo XIX. Frederick List, condenó ese origen de la división mundial del trabajo, como indican los gastos relativos. Aclaró que las naciones que se encuentran en la época del avance, aceleran cada vez más esa mejora y la amplían con el comercio mundial sin obstáculos, sin embargo, las que simplemente se están desarrollando necesitan seguridad en las periferias nacionales. El razonamiento de Rundown adelantó la mejora industrial de Alemania y más aún de los Estados Unidos, ya que List estaba en los Estados Unidos e impactó mucho el razonamiento monetario. Sin embargo, se nos ha demostrado que todos estamos fuera de la base. Se nos ha instruido, por ejemplo, que la batalla entre Hamilton y Jefferson fue una batalla institucional. No, fue la batalla entre la empresa privada en desarrollo (Hamilton) y los individuos que tenían un pensamiento agrario de los Estados Unidos (Jefferson) y Hamilton ganó. Nos ha animado el hecho de que la Guerra Civil fue una guerra despertada por las tristes páginas de “La Cabaña del Tío Tom”, no como parecía ser, una batalla entre los creadores de camisetas del Norte que necesitaban algodón para ellos mismos y requerían compradores de camisetas en el Sur (y no esclavos, como necesitaban los propietarios de las fincas) y por lo tanto, los productores de camisetas de Manchester que necesitaban algodón para ellos mismos; El Rey del Algodón tiene más que ver con la Guerra Civil que con la ‘Cabaña del Tío Tom'”, aclaró como una amalgama de sus especulaciones en una reunión que dio en 1971, distribuida en Escritos Inéditos (Ed. Corregidor, Buenos Aires, 2002).

Sumate a nuestro newsletter!

Se sabe que Jauretche se unió a la masonería argentina en la Logia Bernardino Rivadavia Nº 364, alrededor de 1934. Fue presentado por Gabriel Del Mazo. Su presentación se identificó con su necesidad de adquirir seguridad política, sin embargo fue también la forma en que encontró ajustarse ideológicamente con diferentes sabios.

En su obra “La Masonería II”, Emilio Corbière retrata que Agustín P. Justo y Julio Argentino Roca, los dos masones, mantuvieron una distancia estratégica de las disputas con los individuos de la camarilla y no pusieron trabas al método para la iniciación masónica de Jauretche, Homero Manzi, Atilio García Mellid y José Constantino Barro. “Entramos con la posibilidad de asegurarnos políticamente dentro de la masonería”, dijo Jauretche al escritor Rogelio García Luppo, en 1974, meses antes de que pateara el balde, mientras trabajaba en la EUDEBA (Editorial de la Universidad de Buenos Aires).

Arturo Jauretche pateó el balde en Buenos Aires el 25 de mayo de 1974. Fue concebido en Lincoln, zona de Buenos Aires, el 13 de noviembre de 1901.

La masonería argentina recuerda a su hermano Arturo Jauretche y en él a los individuos que son aptos para practicar su idea con oportunidad cercana, alto nivel académico, plena genuinidad y claridad de sistema.